La disolución de la memoria


Un breve artículo escrito en 2002

La disolución de la memoria

¿Alguien puede imaginar el medio técnico con el cual será posible recuperar / reproducir dentro de cien años imágenes captadas hoy con una cámara digital y almacenadas en un CD, DVD, disco duro, memoria flash u otra soporte actual? Los equipos informáticos y  los lenguajes de programación (y en consecuencia los programas utilizados para procesar la información) se caracterizan por su rápida obsolescencia. Basta pensar en las dificultades que tendríamos para abrir y utilizar un archivo de texto creado a principios de la década de 1990, en Word Perfect, el más popular en la época y guardado en un micro disco flexible de 3.5″ (diskette) conservado en buenas condiciones. A la incompatibilidad de los programas se añaden los continuos cambios en el formato de los soportes de almacenamiento. Así, consultar el contenido de un disco flexible de 5 1/4″, estándar en las PC de la década de 1980, no es hoy una tarea sencilla, esto sin contar el deterioro físico que pudiera haberse producido en el disco. A diferencia que en el tango, veinte años en el mundo de la informática son una eternidad.

Hemos de tener en cuenta que en sentido estricto los archivos digitalizados, siguiendo la definición propuesta por Escarpit (1981) para los fonogramas, no son verdaderos documentos sino “semidocumentos”, ya que para leerlos, mirarlos y/o escucharlos necesitamos disponer, además del software adecuado, de una máquina descodificadora simétrica a la utilizada para grabar sus contenidos.

Las dificultades que existen para resguardar la memoria digital produce muchas incertidumbres. La posible paradoja es que seamos capaces de crear una biblioteca total que almacene y catalogue ordenadamente en diferentes formatos y soportes digitales todo el conocimiento humano, todos los frutos de la creatividad humana, todas nuestras bajezas y grandezas, que registre todas las noticias publicadas por diarios y revistas, y las imágenes y sonidos emitidos por todas las televisiones y radios del mundo, que guarde en sus archivos datos completos de todos los habitantes del planeta y de sus actividades y empresas y que, sin embargo, en pocas décadas sea imposible acceder a esta memoria universal por incompatibilidades técnicas o lingüísticas de costosa y difícil resolución.

Anuncios