Fragmento del cap.3 de la Pantalla Ubicua: La RV como herramienta militar.


Fragmento del cap.3 de la Pantalla Ubicua: La Realidad Virtual como herramienta militar.
Diego Levis (1999/2009/2014)

“(…) El Gobierno de los Estados Unidos considera a la realidad virtual parte de su esfuerzo estratégico para conservar el liderazgo tecnológico mundial. Esta voluntad se materializa en un programa plurianual de inversiones financieras para sostener las investigaciones de diez agencias gubernamentales en sistemas de computación avanzada. El apoyo gubernamental se dirige también a proyectos en el campo de la simulación con técnicas de inmersión parcial destinadas a la formación y al entrenamiento militar, la preparación de batallas, prácticas de tiro, informes de misiones, la evaluación de nuevas armas y a programas para el tratamiento a distancia de heridos en el campo de batalla y otras aplicaciones relacionadas con la medicina militar.

La razón de la generalización en el uso de la simulación digital en la formación y el entrenamiento militar trasciende la comprobada eficacia de los simuladores y de otros basados en los mismos principio. La simulación por ordenador prepara y estimula también fantasías de omnipotencia, de control absoluto de las cosas, que sirven en la formación militar para contener la inquietud de los combatientes respecto a su propia impotencia y vulnerabilidad.

Perdida la noción de los propios límites y capacidades, no resulta extraño que durante la Guerra del Golfo se hayan utilizado sistemas basados en la realidad virtual para efectuar bombardeos con fuego real, sobre objetivos de apariencia sintética pero presencia material y plena de vida.

El piloto localiza el objetivo en la pantalla de su mando: la imagen es la misma que tantas veces antes ha visto en su simulador de combate, sus gestos también son los mismos, pero esta vez el avión es verdadero, los misiles son verdaderos y los muertos que nunca vio ni verá son verdaderos también. Simulacros virtuales para muertes y destrucciones reales. Una siniestra paradoja que quizás represente el sino del ser digital.”   Diego Levis, 1999

Anuncios