Sobre la indiferencia


Martin Niemöller nació en Renania del Norte (Alemania) en 1892. Durante la 1ª Guerra Mundial estuvo al mando de un submarino. Después de la guerra estudió teología y fue pastor luterano. Anticomunista y nacionalista, sentía un fuerte rechazo por el movimiento obrero y al igual que muchos de sus compatriotas era antisemita,  por lo que simpatizaba con el nacionalsocialismo. Como millones de alemanes celebró la llegada al poder de Hitler. Sin embargo, pronto surgieron diferencias con el regimen nazi que terminaron en su detención a causa de su oposición al control estatal nazi sobre las iglesias. Niemöller fue arrestado el 1 de julio de 1937 y  a principios de 1938fue juzgado y condenado por actividades contra el Estado, tras lo cual fue internado en los campos de concentración de Sachsenhausen y de Dachau, hasta la caída del nazismo en 1945. Es autor de unos breves y contudentes versos sobre la indiferencia que muchos atribuyen equivocadamente a Bertold Brecht.

Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada


La Pantalla es un poderoso distractor que al ofrecernos un simulacro de relaciones sociales y una fuente casi ilimitada de entretenimiento ejerce un poderoso efecto cuasi hipnótico sobre el cuerpo social.

Anuncios