El imparable avance del tecnototalitarismo


Un mundo feliz 30 años después de 1984
¿Hay algún límite para el neototalitarismo de la International Democracy Company? ¿Basta con pedir disculpas? ¿No es hora de que los ciudadanos del mundo hagamos algo para impedir el implacable avance de la pantalla sobre nuestras vidas y en contra de la libertad? Uno de los ingredientes de la libertad es la privacidad de nuestros actos, ideas y emociones. El tecnototalitarismo va minando poco a poco los últimos espacios de libertad. Nosotros, voluntariamente  contribuimos a esto sin percibir el valor de lo que entregamos a cambio de  momentos de entretenimiento de serie, constituido por una suma de estereotipos seriados  y de individuos entregados al espectáculo de su yo.

EL PAÍS (Madrid), 30 de junio de 2014

Facebook experimentó con 689.000 usuarios sin su consentimiento

La red social pide disculpas por manipularlos para reconocer sus emociones

“(…) queda la sensación de que gracias a la publicación del estudio se ha conocido este experimento, pero cualquiera podría ser objeto de muchos otros por parte de los analistas de datos de Facebook sin necesidad de avisar. Según sus términos de uso, de manera explícita, al tener un perfil se da permiso a acceder para “operaciones internas, resolución de problemas, análisis de datos, experimentos, investigación y mejoras en el servicio”.