Fascinados por el brillo de las etiquetas, olvidamos el sentido de las palabras


Los inmigrantes no suelen ser bien recibidos

Entre la fascinación por las etiquetas y el olvido del valor simbólico de las palabras con que designamos la realidad.
¿Alguien se puso a pensar lo que connotan “nativo”, “inmigrante”,”bárbaro”, “punk” y otras marcas que alegremente repetimos para designar usos y prácticas sociales y culturales plenamente integradas en la sociedad hiperconsumista que supimos construir y que con satisfacción o conformismo sostenemos?