¡¡Cómo me gustaba jugar a los flippers!!


De chico, una de las cosas que más me gustaba de mis vacaciones en la playa era jugar al flipper (máquinas del millón en España, Pinball en inglés).  Gastaba mucho dinero en aquellas máquinas multicolores y ruidosas y disfrutaba enormemente cuando ganaba partidas gratis.  En aquel entonces sólo podía jugar al flipper en los lugares de vacaciones, en Buenos Aires no había lugares en donde jugas.
Después llegaron los videojuegos. También jugué a videojuegos pero siempre me atrayeron más los flippers. En algunos sitios todavía tiene algunas máquinas, incluso he visto alguna vez pinballs nuevos, pero me ha dado pudor ponerme a jugar. Hace unos días la revista “Ñ” publicó un artículo sobre los pinball que me hizo recuperar el recuerdo de tantas horas jugadas, de tantas horas de diversión intentando sumar más y más puntos golpeando una escurriza pelotita de metal evitando que se pierda por un costado o,  aún peor, por el centro del tablero.

Leer “Pinball, un juego de colección” por Gustavo Frei en Ñ, 10/02/2010

Anuncios