Nada es como era en el mundo de la música (I)


La industria fonográfica está patas para arriba.Mientas las editoras se ocupan de perseguir a las personas que comparten archivos musicales utilizando utilizando internet, sin entender la naturaleza de las transformaciones en curso, los músicos cada vez dependen menos de los sellos discográficos para desarrollarse artística y comercialmente. De estos temas trata un artículo de Eduardo Fabregat que publica hoy Página 12. Les recomiendo su lectura