Facebook: Un fabuloso mecanismo de control social.


¿Porqué tanto revuelo alrededor de Facebook y otros sitios similares? ¿Cuál es el interés de los grandes grupos de comunicación en promocionar estos espacios? ¿Tendrá algo que ver el hecho de que se trata de fabulosos mecanismos de control social, o cuanto menos de recolección de información personal? ¿Acaso existe manera más fácil y barata de conocer los gustos personales y comportamientos y grupos de pertenencia de millones de personas con nombre, apellido y ciudad de residencia? El perfeccionamiento del panóptico reside en conseguir que quién esté dentro haya ingresado voluntariamente en él y no tenga presente que siempre hay alguien observándolo.

Ahora bien ¿Cuál es el atractivo que encuentran millones de aficionados a este tipo de aplicaciones de la red en estar permanentemente expuestos a la mirada y el juicio de conocidos y extraños? ¿Será acaso que finalmente todos sentimos la pulsión narcisista de mostrarnos sin importarnos que mostramos? ¿Descubrirá la vidriera o escaparate digital que en realidad el resguardo de la intimidad es, o más bien era, una construcción social y cultural producto de una pacatería impuesta desde el poder? ¿Qué ha cambiado para que desde los grandes medios de comunicación y desde ciertos sectores académicos, unos y otros tan vinculados a otros poderes, se anime ahora a la exposición desinhibida de nuestros logros, de nuestras miserias, de nuestros cuerpos e ideas, de nuestros deseos, recuerdos y frustraciones, de nuestros amigos y de nuestros enemigos, de nuestras tonterías, de nuestros gustos, del color de nuestro dormitorio, de la forma de nuestro pie y del zapato que usamos, de nuestras extrañezas y aficiones? Toda nuestra vida expuesta sin pudor en una ilusión de transparencia incapaz de revelar más que una capa superficial de quienes somos.
La gran duda es saber si perdidos en la complacencia que nos produce nuestra propia imagen en el espejo generado en la pantalla, no hayamos perdido nuestro rostro en el “libro del rostro” que nos ofrece la red. ¿O quizás lo cierto sea, como señala un reciente estudio de la Universidad de Los Angeles (UCLA), que las redes sociales como Facebook, Turingo y otras similares contribuyen a que los jóvenes construyan su identidad?

Artículos sobre redes sociales publicados en la prensa