El encuentro del amor en Internet


Una mujer y un hombre de cualquier edad.

Los dos ansían encontrar un amor. Los dos están frente a una computadora conectada a Internet. Los dos se conectan habitualmente a uno de los tantos sitios de búsqueda de parejas existentes en la Red.

Un día, uno de ellos envía al azar un mensaje al otro diciéndole que le gustaría conocerlo o conocerla. Él o ella acepta la propuesta y empiezan a chatear. Pocos días después intercambian el número de celular y charlando descubren sus ganas de conocerse personalmente o sencillamente alimentan la curiosidad de uno por el otro.

Las llamadas se repiten hasta que llega el momento de la primera cita. Quedan en un lugar público para evitar malas sorpresas.

Se miran en el espejo antes de salir. Están ansiosos.

La primera mirada revela la alegría o la decepción que produce el encuentro. Charlan buscando reconocer en el otro al ser esperado. Pasan las horas, quizás llegue el primer beso. Pasan los días, siguen juntos, comienza un romance.

Como en cualquier otra relación, fuera de la pantalla, de ellos depende querer y poder amar.