Entre el determinismo tecnológico y el temor a la perdida


Titulares de La Nación (Bs.As) sobre el avance del todo digital

28 de Noviembre de 2007:

El futuro de la prensa está atado al avance de Internet y la innovación

Editores de diarios analizaron en Guadalajara la vigencia de los medios gráficos

LEER ARTÍCULO COMPLETO

1 de diciembre de 2007:

Grandes ventajas y contras del e- book – El e-book, lejos de los tomos de papel

LEER ARTÍCULO COMPLETO
___________________________________________________________

Comentario:

El nacimiento de la radio, más adelante la televisión y ahora Internet han incidido en en la función de los diarios como medio social de información. Cambiar para no desaparecer es la premisa. Quienes de un modo u otro trabajamos en la comunicación estamos obligados a cuestionar y renovar certezas y prácticas de antaño despojados de prejuicios (positivos y negativos) hacia las innovaciones tecnológicas y sociales. Internet como medio de alcance general empezó a desarrollarse hace menos de quince años, coincidiendo con el nacimiento de la word wide web y la expansión de la computación de uso personal en el hogar. Los diarios tienen más de tres siglos de historia, durante los cuales han sabido adaptarse y aprovechar las distintas y numerosas innovaciones tecnológicas, culturales, políticas y sociales que se han ido sucediendo a un ritmo cada vez más acelerado.
El libro es un objeto funcional que facilita la lectura, el almacenaje y la consulta, pero muchas veces nos olvidamos que el libro además de bien cultural es sobre todo un producto industrial y comercial. Sus características (formato,número de páginas, temática tratada, etc) están condicionadas por las reglas de mercado. Formar una biblioteca personal o familiar requiere una inversión importante en tiempo y dinero. Los soportes electrónicos, en sus diferentes formatos, a pesar de la mayor inversión inicial que parecen requerir, facilitan el acceso a los contenidos culturales a un menor precio que el libro. El tema merece reflexión. Las respuestas son complejas.
Imaginar el futuro es difícil, bastante nos cuesta imaginar y asimilar el presente.