El voto electrónico no es la solución


El pasado 28 de octubre tuve la suerte de ser presidente de mi mesa electoral. Viví de forma directa la desorganización, soporté presiones de los representantes de algunas agrupaciones políticas en su búsqueda continua para dificultar el comicio y el escrutinio generando confusión y sensación de caos y comprobé la facilidad con la que es posible modificar los resultados de cada mesa cuando faltan fiscales de las agrupaciones minoritarias. Al termino de la jornada electoral (cerca de las 2 de la madrugada) la alegría con la cual había empezado el día se había transformado en desilusión y enojo.
Muchas personas piensan que los fallos y las irregularidades del actual sistema se solucionaría con el voto electrónico. Idea que no comparto. Por el contrario considero que el voto electrónico es una grave amenaza para la democracia representativa.
A todos quienes piensan que el voto electrónico es una solución o tienen dudas al respecto les recomiendo ver en línea una edición especial de “Dominio Digital” alertando contra el voto electrónico. Dura 27 minutos y vale realmente la pena.