TV sí, TV no: el debate permanente.