¿Torpeza, ineptitud o qué? Sobre las nuevas travesuras de EDUC.AR


Hood Robin: La nueva transferencia de conocimiento

“El Ministerio de Educación de la Argentina, en una nueva muestra de cuánto fomenta la transferencia de conocimiento, lanzó un concurso en el cual los derechos sobre las propuestas presentadas por los docentes argentinos irán a parar a la firma Microsoft.
El concurso propuesto en el marco del programa Par@educar de Microsoft y Educ.ar Argentina llama al desarrollo y presentación de “propuestas innovadoras para el aula, que incorporen las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en las distintas áreas disciplinares comprendidas en el proyecto Par@ educ.ar: Historia, Geografía, Literatura, Lengua, Matemática, Física, Química y Biología.”
Lo más llamativo es la tremenda transferencia de conocimiento que esto implica. Transferencia que no se produce de Microsoft hacia las escuelas, sino exactamente a la inversa. Los términos del contrato dicen que: “[…]los participantes convienen que, al enviar sus trabajos o proyectos, otorgan al Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación, Educ.ar S.E. y Microsoft Argentina, Alianza por la educación, conjunta o separadamente, una licencia gratuita y sin restricciones para el uso, publicación y/o distribución de los trabajos o proyectos enviadoleer más

(Les recomiendo entrar en la página en la que se convoca el concurso. El artículo está publicado en el weblog de Beatriz Busaniche y en el de EDUC.AR. Pienso que las condiciones de la convocatoria del concurso hablan por sí mismas. ¿Es posible tanta falta de tino (omito, por prudencia usar otro tipos de adjetivos quizás más adecuados)? ¿Es sólo torpeza?