Un debate imprescindible


El jueves pasado participé junto a Ines Dussel y Jorge Tedesco, secretario de Educación de la Nación, en la presentación del excelente libro coordinado por Mariano Palamidessi “La educación en la sociedad de redes”. El acto se realizó en la nueva sucursal de la Librería Prometeo, en la calle Malabia, en esa zona de Palermo viejo que las innmobiliarias del viejo barrio porteño y otros constructores de tilingerías apodaron hace algunos años “Palermo Soho”. Casi cien personas se agolparon en el primer piso de la librería, muchos de ellos de pie, para escucharnos hablar del contenido del libro. Contrariamente a lo habitual en este tipo de eventos, se produjeron algunos chispazos entre el Secretario de Estado y yo sobre algunos aspectos de las políticas pública en relación a las TIC. Particular interés tiene el debate abierto alrededor del proyecto de compra por parte del Estado (por ahora en estudio) de un millón de computadoras portátiles (anunciado en marzo de este año) desarrolladas por el M.I.T (Negroponte a la cabeza) dentro del programa “Una Laptop por niño” Educ.ar es el mayor promotor del proyecto, que cuenta con el apoyo vigilante de Gleducar y otras asociaciones vinculadas a la defensa del software libre en nuestro país . A pesar del interés que, sin duda, despierta la propuesta las preguntas que surgen son muchas. ¿Qué aportarán estas máquinas al sistema educativo argentino? ¿Vale la pena invertir cientos de millones de dólares en ellas? ¿Para qué se utilizarán? ¿Se diseñará un proyecto pedagógico que permita hacer de ellas un uso educativo relevante? ¿Cómo se distribuirán? ¿Con qué criterios? Mis dudas se multiplican. Hay diferentes comisiones evaluando la viabilidad (y conveniencia) de sumarse definitivamente al proyecto. Es de esperar que sus resultados se hagan públicos y que la decisión que finalmente se tome esté avalada por la seriedad e independencia de las evaluaciones realizadas por los expertos convocados para ello.